El Fort Marlborough fue construido por los ingleses entre los años 1720 y 1726, durante el primer periodo de dominio británico, y su buen estado de conservación lo convierte en un magnífico ejemplo de la ingeniería militar de la época.

Situado en la Cala Sant Esteve (Es Castell), su función era la de defender la entrada del puerto de Mahón. Está excavado en la roca, y se accede a él a través de un túnel, que permite descubrir un subsuelo lleno de galerías y salas subterráneas. La parte superior nos ofrece una magnífica panorámica de la bocana del puerto.

Un montaje expositivo integrado en el recinto nos explica la historia y las particularidades del fuerte, y nos sirve para descubrir el convulso siglo XVIII y el legado que los británicos dejaron en Menorca.