El Llatzeret (Lazareto) fue construido entre 1793 y 1807, si bien no entró en funcionamiento hasta diez años más tarde, con el objetivo de disponer de un espacio adecuado para aislar a los sospechosos de padecer enfermedades infecciosas que llegaban mediante el transporte marítimo al puerto de Maó.

A lo largo del siglo XIX se convirtió en uno de los lazaretos más importantes del Mediterráneo occidental. Sin embargo, la actividad sanitaria no duró mucho más. En 1919 arribó el último barco en cuarentena y poco después el Lazareto cerró sus puertas.

Durante años este edificio declarado Bien de Interés Cultural ha sido residencia veraniega para funcionarios del Ministerio de Sanidad y desde los años 80 acoge la Escuela de Salud Pública de Menorca.

El traspaso de la titularidad al Consell Insular de Menorca, efectivo desde el 2015, ha supuesto la apertura del Lazareto al público. Uno de los primeros pasos ha sido la organización de visitas guiadas. En un futuro próximos se potenciará el uso cultural, formativo y turístico.