La Naveta des Tudons es el monumento más emblemático de la cultura talayótica por su excelente estado de conservación y porque se trata de una tipología constructiva única en el mundo.

Construida en forma de nave invertida con piedras de dimensiones medianas sin ayuda de mortero, esta naveta de uso funerario consta de un corredor que da accesos a dos cámaras, situadas una encima de la otra.

Se cree que fue usada entre los años 1400 y 900 aC, y en su interior se han hallado restos de más de cien individuos, así como los objetos de metal y hueso que los acompañaban, además de recipientes de cerámica usados en los rituales de enterramiento.