Primeras colonizaciones

Los fenicios llegaron a Menorca hacia el siglo XI antes de Cristo y la bautizaron con el nombre de Nura. Estos marinos y comerciantes provenientes de Tiro y Sidón, en el Líbano actual, desarrollaron un incipiente comercio entre Menorca e Ibiza y fundaron las dos ciudades más importantes que hay hoy en la isla: Mahón (Magón) y Ciudadela.

Hacia el 500 a.C se funda alguna ciudad estado por parte de los colonizadores griegos, que llaman a Menorca Meloussa. Al igual que los fenicios, los griegos no llegaron a establecer colonias permanentes en la isla, pues no hay ningún vestigio que testifique el establecimiento definitivo de los mismos.

El paso de los cartagineses

Alrededor del año 300 a.C los cartagineses toman la isla y llamaron Jamma o Iamnona a Ciudadela y Magón a la actual capital de Menorca.

Menorca debió ser para los cartagineses lugar de paso –no olvidemos que está casi equidistante de la metrópoli y de Ebusus, su gran emporio- donde debieron realizar interesantes negocios importando sus productos manufacturados y llevándose a cambio víveres y ganado. Esto es lo que parecen demostrar las huellas que dejaron en las estaciones arqueológicas menorquinas. En todas ellas, mezclados con restos de vasos indígenas, se hallan objetos o fragmentos cerámicos indiscutiblemente púnicos; también algunos objetos de bronce denotan la misma procedencia.

De los hallazgos se deduce que los productos cartagineses llegaron a todos los poblados, cosa atribuible al comercio que los visitantes establecían con los naturales del país, o bien, puede que sea debida esta abundancia de objetos púnicos al continuo recorrer de los campos y lugares habitados, por los encargados de hacer alistamientos de hombres útiles (honderos baleares) para el servicio de las armas. Pues no olvidemos que el más importante motivo que ofrecía Menorca a la ambición de Cartago era sin duda la posibilidad de extraer de la isla nutridas levas de soldados mercenarios que iban a engrosar su ejército, ocupando la mayor parte de las veces las primeras filas de combate (guerras greco-púnicas).