Trepucó es, con una superficie cercana a los 50.000 metros cuadrados, uno de los poblados talayóticos más grandes de Menorca. Actualmente, solo se conserva una pequeña parte del asentamiento original; aún así, es considerado uno de los yacimientos más representativos de la cultura talayótica.

Entre los elementos arquitectónicos que han llegado hasta nuestros días destacan dos de los cuatro talayots documentados, el recinto de taula, restos de viviendas y varios tramos de la antigua muralla, en uno de los cuales se conservan los restos de dos torres cuadradas. También del siglo XVIII quedan restos de la fortificación de planta de estrella donde se sitúa uno de los talayots.

Existen indicios de que el poblado prehistórico pudo ser destruido durante la II Guerra Púnica (s. II a.C.). El hecho de que fuera abandonado de forma precipitada explica que las excavaciones sacaran a la luz un utillaje doméstico muy bien conservado (se encuentra expuesto en el Museo de Menorca).

La primera intervención arqueológica la encabezó la arqueóloga británica Margaret Murray en el año 1931. Posteriormente se han realizado otras excavaciones, como la dirigida por el Museo de Menorca en los años ochenta y más recientemente en el 2010.